Notas mentales (1).-

Publicado: julio 17, 2014 en Reflexiones cotidianas.-
Etiquetas:, , , , , , ,

Llega un momento en el que, cuando eres consciente de que tienes a gilipollas delante, no puedes seguir discutiendo… Porque ahí abajo, en la gilipollez, te ganan seguro…

 

Conducir de noche mola: hay menos tráfico y más compañerismo.

 

Siempre que conduzca de noche y pase por un peaje recordaré esa escena de Bar Coyote en la que el padre les pide a sus compis un homenaje para su niña bonita, y se monta un espectáculo de luz y color.

 

No hay que tener miedo a la segunda vez cuando la cagaste la primera. No puedes rayar un coche cada vez que entres en el garaje… 🙂

Anuncios
comentarios
  1. Beatriz Campos Estrella dice:

    “No hay que tener miedo a la segunda vez cuando la cagaste la primera…”
    No, teniendo en cuenta que solemos tropezar dos veces en la misma piedra, a mi ya no me coge desprevenida…

  2. Manolo dice:

    Aquí estoy. De visita en tu blog. A ver qué cuentas.
    La cosa se pone interesante con ese subtitulo con aires ortegaygassetianos… Comprobaré si tú y tus circunstancias son como yo me lo imaginaba.

    A veces me toca torear a individuos con claros síntomas de padecer el efecto Dunning Kruger. Pero desarrollé la habilidad de detectarlos a tiempo y evitarlos. Es que, verás, no estoy para perder el tiempo. Aunque a veces…

    En lo del coche y el garaje mi viejo Mitsubischi no está de acuerdo. Y yo me voy a consensuar una opinión conmigo mismo con la inestimable colaboración de mi amiga la almohada.

    Bicos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s